Pesando el Corazón

La gente de la mayoría de las civilizaciones antiguas temía a sus dioses. 

Esto no era así en el Antiguo Egipto, los egipcios amaban a sus dioses. Sin embargo, había una excepción, el Dios Ammut.

Casi todo el mundo en el Antiguo Egipto tenía miedo de Ammut... Ammut el devorador de almas.

Cuando morías, los antiguos egipcios creían que viajabas al más allá, un lugar celestial donde pasabas la eternidad, pero tenías que ganártelo. Para entrar en el más allá, tenías que tener un corazón ligero y el Dios Ammut jugaba un papel importante en la Ceremonia del Pesado del Corazón

Después de su muerte, los antiguos egipcios creían que había que pesar el corazón y tenía que ser más ligero que una pluma. Para saber si el corazón era apto para el viaje al más allá, su espíritu tenía que entrar primero en el Salón de Maat. 

En el Salón de Maat tenías que defender tu inocencia ante los dioses y ante un tribunal con cuarenta y dos (42) jueces. 

El dios Thoth registraba el juicio (en el Antiguo Egipto, todo quedaba registrado por escrito). 

Entonces el dios Anubis te llevaría al Salón de Maat y pesaría tu corazón. 

Los antiguos egipcios creían que los corazones ligeros se lograban con una vida de buenas obras. Si tu corazón era ligero, se te consideraba puro y libre de pecado. Esto significaba que habías pasado la prueba y que Horus y Osiris te llevarían a la otra vida. 

PERO si durante tu vida habías hecho algo malo, tu corazón sería muy pesado y el dios Ammut podría aparecer de repente y ... ¡DEVORARTE!